martes, 29 de septiembre de 2015

Primera Reunión Rolera

Serendipia.

Significa encontrar algo casualmente mientras se buscaba otra cosa. Un concepto sencillo de entender pero que dificilmente había podido aplicar simplemente porque cuando busco algo, todo lo demás, por genial que sea, solo es un premio de consolación que no me sirve, porque mi interés es otro. En suma, una palabra vacía hasta el domingo 27 de septiembre.

Se citó al Monasterio del Rol a través de un grupo virtual que decía poco; una dirección, un día y hora, todo al tenor de un ominoso título: reunión rolera. Algunos participantes conocidos, pero en general un misterio. Tiene que ver con el rol, ese es siempre el pretexto que le gana a la curiosidad.

Se llegó a la hora acordada. Apenas en la entrada ya había rostros conocidos. No, ninguno de los estereotipos del rol, todo lo contrario, veteranos de rostro de piedra que charlaban sobre la utilidad del callejeo para dar con el lugar. Roleros conocidos para quien estudia el rol, y quienes con el mejor ánimo señalaron que ya habían otros arriba.


Los había. La apuestas seguían subiendo, pues aunque no es sorpresa encontrar a los miembros de la Liga Universitaria del Rol en un evento, su presencia siempre es un recordatorio de que uno nunca hace suficiente por él. Sorpresa, sorpresa, estaban charlando codo a codo con la Camarilla México, obviamente no estaban todos, pero si estaban los rostros conocidos.




No, no había chispas en el aire, no aún, la charla era amena y el trato afable. Se nos recibió con los brazos abiertos, como se le recibió a los Elfos Oscuros, un nombre que parece decir poco, pero es solo porque es el nuevo nombre que usan matusalenes de la vieja escuela dentro de la vieja escuela, estaban ahí, y con ello la apuesta parecía que no podía subir más, hasta que claro, subió con la llegada de Stonehenge, el grupo detrás de los geniales eventos que hay en el Jardín del Arte en Atizapán de Zaragosa, y cuyos miembros, son nada más y nada menos que viejos aliados, tan curtidos como el resto.





Ahora sí. Había chispas.

Enserio. No hay otra forma de llamar a la energía que se palpaba en el lugar. Chispas que producía el hecho de ver caras viejas en nuevos proyectos, aliados distantes finalmente cerca; roleros todos. 
Sin mayor problema pero con la guía de Carlos de la Mora de la LUJR, comenzó una breve dinámica para que los participantes se conocieran. Por la mayor parte se conocían, y es que había 6 grandes grupos roleros reunidos, pero no en bloques, sino dispersos en un ambiente ameno para hablar de las nuevas formas de la vieja causa; esparcir el rol.


Abrió nada más y nada menos que Jazmín Eek Salvador Quintero, veterana de incontables guerras y en muchos sentidos, la definición de lo que un rolero sin más bandera que el rol puede lograr. 

A partir de ese momento los rostros se pierden junto con los nombres. Algunos los conoces, a otros los reconoces, y varios, finalmente le ponen nombre y rostro a antiguos motes de guerra. Lo que estuviera sucediendo ahí, era el equivalente a sembrar un volcán. Solo era una semilla, al menos hasta que como el Vesubio, decidiera mostrar su poder.


Ese momento llegó con la participación de los portavoces de Stonehenge, quienes fueron los que solicitaron la asistencia de Carlos para la reunión, y es que tenían un anuncio.
Decir que pidieron cooperación para un proyecto rolero subestimaría lo dicho. En realidad fueron a permearse de la experiencia y entusiasmo de otros grupos roleros para darle forma a un proyecto increíblemente ambicioso que inmediatamente capturó la atención y corazones de los presentes.


No le corresponde al Monasterio del rol, revelar el proyecto en especifico, pues creemos que es un honor que le corresponde enteramente al grupo Cultural Solinari Branshala, lo que si podemos asegurar, es que nos dejaron con la boca abierta al ver la organización, inteligencia y sobretodo humildad al presentar un trabajo que bien pudieron hacer solos, pero que decidieron enriquecer presentando, escuchando y proponiendo. En otras palabras, actuando de una forma como hacía años que no se escuchaba en la escena rolera.

Y los grupos, los 6 grupos reunidos, veteranos o nuevos, en vez de repasar los viejos logros de tiempos menos cínicos; escucharon, propusieron y apoyaron.


Serendipia: fuimos esperando hallar un nuevo llamado a la unión, y en cambio nos encontramos con los viejos caballos de guerra con nuevos trucos, nuevos bríos, un inusitado ánimo y con una madurez que dejó claro que la vieja generación de roleros se reinventó para ser los nuevos pilares de una comunidad rolera mexicana, y que promete que este gran paso, es solo el primero de muchos. 

Gracias a todos los asistentes, gracias a los organizadores y sobra decir, que como cualquier rolero, Solinari Branshala cuentan con nuestro incondicional apoyo.

4 comentarios:

  1. fue para nosotros un honor el que asistieran y sean el portavoz de este gran proyecto que se esta creando, creo que mientras la meta de todos sea la misma, el triunfo de esta enmienda sera posible. Muchas gracias por su apoyo y dedicación, El camino es largo y arduo, pero el compañerismo y el apoyo puede hacer que la campaña sea exitosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El honor es enteramente nuestro. El Monasterio de Rol no es otra cosa sino una forma de apoyar a quien tenga un proyecto de ro;, ustedes lo tienen y nosotros ponemos a nuestros miembros, elegidos por su experiencia y entusiasmo, a sus servicios.

      Eliminar
  2. Como ex integrante del staff de la revista Plan B, les deseo mucho éxito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si aún se considera activo, venga vamos a llevar al rol mexicano al pedestal donde siempre debió estar.

      Eliminar