lunes, 1 de junio de 2015

Oposición no fanática contra el rol.

El rol es una actividad social. De ahí hay un millón de aristas que evitarán que las personas formen un consenso sobre qué es y cuales son sus características (aún a pesar de que hay estúdios especificos y profesionales sobre la actividad). Pero en esencia nadie discute que ahí está el rol, especialmente quienes lo practican.

Sin embargo, por algún extraño motivo, pese lo laborioso que puede ser: preparar sesión, agendar una sesión, transportarse al lugar, y jugar rol, existen no pocas personas que afirman que el rol no debe ser considerado una actividad digna del tiempo y esfuerzo que consume.

Esa actitud tiene dos oposiciones: sin embargo, antes que nada, si quien la sostiene, la hace saber en un foro de rol, no merece ser considerada en primer lugar, pues bajo su propia lógica si jugar rol es un desperdicio, rondar un sitio virtual de una actividad indigna y sobre todo comentar en ella te convierte en un hipocrita y un estúpido. Disclaimer: No tiene nada de malo ser un hipócrita o un estúpido, pero tampoco ser condescendiente, así que condesendencia a quien condesendecia merece.

Las dos oposiciones que SI importan son:

•Jugadores de rol que consideran que no hay una proporcionalidad entre lo que el rol da, y lo que el rol cuesta.

•Ex jugadores de rol que por su propia experiencia se fueron desencantados de la actividad.

Los primeros por lo general serán jugadores veteranos que habiendo exprimido bastante al rol, llegan al punto donde su propia vida (trabajo, familia y otros hobbies) les aprieta tanto que ya no pueden darse el lujo de seguir empujando la actividad que refinada en su paladar se ha vuelto mucho más exigente.

Estos jugadores, están en un estado de suspensión; jugan cuando pueden, pero lo hacen sabiendo que el sobreesfuerzo puede ser ingrato pues no garantiza que los otros involucrados lo tomen tan enserio como pretende este jugador que de hecho si tuvo que arriesgar algo. Y esa diferencia de compromiso hace que en general la experiencia de jugar se afecte.

Su consejo es sencillo, "sé medido; el rol puede ser una trampa para aquellos que se entregan a él sin un poco de madurez."

Los ex jugadores por otro lado, pueden ser veteranos que se hartaron del cotilleo que se da entre la comunidad rolera, que experimentaron un problema con miembros de su mesa, o que simplemente no encontraron con quien seguir jugando y que por tanto dejaron a lo vivido en el rol como una experiencia nostalgica para rememorar de vez en cuando.

Sin embargo, no solo hay veteranos en estas filas, a veces también hay nuevos que no fueron recibidos bien, que fueron maltratados o que quedaron en el fuego cruzado entre roleros viejos y que fueron pisoteados por la actitud "llevo más años jugando que tú, así que tú no importas".
La posición de estos ex jugadores se basa en el resentimiento, pues se acercaron a experimentar una herramienta que te deja experimentar en piel ajena, y en cambio fueron arrancados de la comunidad.



Así que este, en vez de ser un trabajo sobre porque algunos amargados entre la comunidad rolera tratan de sabotearla, o una denuncia abierta hacia los nombres que todos conocemos, es simplemente un llamado a todos los que sostienen que el rol es una actividad que no merece el tiempo y esfuerzo que consume, para que regresen pues ya logramos identificar a los idiotas que le hicieron daño al rol en el pasado y ahora usamos la condesencendencia contra ellos. O la temible ley del hielo, o cualquier otro truco tan inmaduro como su posición.

El resto somos jugadores de rol, invirtiendo tiempo no en el rol sino en nosotros mismos a través de él.
Así que no duden en usar el Monasterio para contactar a otros roleros y así poder adecuar sesiones para jugar.

El rol es una llama, así que donde pasó, cenizas quedan.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario