El Señor de los Anillos, el juego de rol. (Sistema CODA, Decipher)

Es indiscutible el impacto que tuvo el trabajo del profesor Tolkien en la concepción de la fantasía heroica que hoy predomina, pero tal fue su estética y narrativa que fue un paso natural intentar adaptarlo a la pantalla grande, eludiendo dicha adaptación por las mismas características que inmortalizaron la novela. Y sin embargo, Peter Jackson pudo.

No se trata de la fidelidad de la obra, ni de los clichés hollywoodescos que la plagan. Se trata de que El Señor de los Anillos se adaptó, y precisamente de esa versión, nació su homónimo para los juegos de rol.

Visualmente es una joya. Muy atractivo para atraer nuevos jugadores que desconocen el rol pero conocen los líbros o las películas.

ESDLA es un libro indiscutiblemente hermoso y que capitaliza el primer filme (La Comunidad del Anillo) para su maquetación, usando literalmente imágenes extraídas de la pantalla para ejemplificar cada página del libro. Estéticamente hablando, una belleza para admirar, explotando pedazos de escenas apenas identificables para cubrir los cientos de citas traídas de los libros originales.

Algunas fotos sorprenden pues son bastante oscuras respecto de las muy memorables escenas.

A nivel sistema, el juego funciona haciendo uso del sistema CODA producido por Decipher, mismo que utiliza una selección de razas Elfos, Enanos, Humanos y Hobbits, que proveen ciertas habilidades y características, que se amplían a la selección de la Orden (una suerte de Clase que funciona igual que la raza), e incluso más tarde la Orden de Élite.

La hoja es detallada, pero se arma por completo en menos de 30 minutos.

Para crear el personaje, se comienza lanzando 2d6 nueve veces, eliminando los tres resultados más bajos, para lograr personajes por encima de la media. Luego, se asignan esos valores a las características: Porte, Destreza, Percepción, Fuerza, Ingenio, mismos que reflejan lo que el personaje puede hacer, pero no directamente, Vitalidad e Ingenio sino a través de modificadores que varían según el nivel, y de los cuales se desprenden otros 4 valores distintos; Aguante, Rapidez, Fuerza de Voluntad y Sabiduría, además del cálculo de Salud.

El libro sabe lo que quiere y aporta su propia estética al juego.

Como había dicho, las cuatro razas (cada una de las cuales tiene también subdivisiones basadas en el libro, verbigracia: los elfos pueden ser, noldos, grises o silvanos) permiten elegir un número de habilidades para repartir niveles que mejoran las posibilidades de cada acción, así como unos VIRTUDES que funcionan como trasfondo de personaje (como tener o bonificador especial a las tiradas). Luego, la Orden hace lo mismo apilando estos efectos o ampliándolos.

Entonces la oposición de los personajes será pasiva cuando intenten hacer alguna acción, buscando alcanzar un NO (Número Objetivo) a través de una fórmula.

El modificador del + el Nivel de         + Bonificadores +      Resultado
Atributos         Habilidad                 especiales       2d6                  


Ejemplo:


Porte + Montar         + Meara +
                               Maestria en
                                                                        caballos.


Naturalmente, si el resultado es mayor al NO, la acción se logra, sino se falla.

Es posible que todo el asunto les suene perturbadoramente familiar a cierto juego de  Dragones en Mazmorras, y no estarían equivocados. Sin embargo, no el sistema sino la ambientación es la que da de si.

Parecidos pero esencialmente diferentes.

Primero. ESDLA es fiel al modo del profesor Tolkien, haciendo hincapié en crear no solo personajes, sino héroes. Así es, hay otros juegos para ser un psicótico, un villano, un apático o un antihéroe, este es para los héroes de grandes dones, con coraje, lealtad, altruismo y nobleza. Esta característica, aunque parece a primera vista una limitación en realidad es lo que domina el juego pues fomenta la cooperación y el entendimiento del lugar del personaje en la trama.

Un héroe para variar.

Segundo. Aunque el sistema tiene los mismos limites que el otro sistema al que tanto se parece, y estos empeoran a razón de que los 2d6 tienen menos resultados posibles que el d20, el sistema cuenta con un rango de éxito un poco inusual, así, el resultado de una acción respecto del NO, no se limita a logra o falla, sino que por cada 5 puntos arriba o abajo, este genera ciertas complicaciones y beneficios que se maximizan si acaso se logra una tirada de + o - de 11 del NO.

 Algo que se logra con relativa facilidad pues sacar  naturalmente 12 en la tirada de 2d6 permite tirar 1d6 más que se va sumando (y se vuelve a repetir con un 6)l así como el empleo de un valor llamado Coraje, según el cual, si se gasta un punto la tirada agrega +3 al resultado total, y este pueden gastarse hasta 3 por tirada e incluso después de tirar.

Este sistema de resolución deja a los personajes por encima de la media, y restringe el Coraje a los personajes y solo los más importantes villanos. Así los críticos en vez de bajar daños (que aquí son casillas de salud con puntos individuales de puntos de golpe cada una) tienen otro tipo de consecuencias más dramáticas (perder un brazo, un ojo o quedar inconsciente a merced del villano).

La corrupción es parte del sistema.

Tercero. La sutil magia de la tierra media. Existe una orden de Conjurador, y una orden élite de Mago, y tienen un sistema de magia por cansancio. Pero no hay bolas de fuego ni lluvias de muerte helada, de hecho las magias son en muchos sentidos sumamente débiles, limitándose a dar bonos, penalizar al enemigo o permitir hacer cosas que normalmente están fuera de posibilidades. Pero esta característica, no es un contra sino un PRO, pues impregna a otras órdenes como el Erudito, el Juglar y el Artesano, recordando que la magia de la Tierra Media es sutil y está en todas partes, en cada libro, en una posada bien cuidada, en un juguete. No se trata de bonos ni de poder, sino de impacto, por lo que aunque el Bárbaro y el Guerrero son lo que son, el Marinero, Artesano, Juglar, Bribón, Erudito, Conjurador y el Noble son nuevas dimensiones respecto de lo que un jugador de rol intenta en los muy gastados juegos de combate y muerte. Una sutileza que hace al juego único.

Incluye un detallado y muy nutritivo atlas de la Tierra Media.

Sobra decir que ESDLA no es el juego perfecto, pero no cambia el hecho de que es una propuesta revitalizadora al papel de los juegos de rol como salida de la cultura popular, porque aunque irónicamente el juego esta basado en el impacto visual de la película busca captar la esencia del libro sin recurrir a la mancuerna sexo y violencia, condición sine qua non se concibe nada en nuestra actual cultura. En suma, este juego, es una viaje que merece la pena emprender. 

Aunque el libro manda que no se debe intervenir con los eventos de la novela. Es un juego de rol, así que llegar el anillo al Monte destino de un solo flechazo es una posibilidad.


Comentarios

Entradas populares