martes, 15 de noviembre de 2016

Tierra de Quimeras: 24 Aniversario (Texcoco, 12 de Noviembre)

Contrario a lo que se nos ha hecho creer (miro con sospecha al viejo y a la nueva Predicador), ser rolero no es todo fiestas salvajes, frenética diversión y sexo alocado, no, a veces me temo, ser rolero se trata de jugar rol. Y si bien agradezco el esfuerzo de que ya no nos lancen piedras y nos saquen a escobazos de lugares, agradezco más que se siga tratando de rol, por que aunque este es y seguirá siendo mayormente un asunto de conocidos, creo férvidamente que este año (2016) será recordado como nuestro año, y que mejor para cerrar noviembre con otro evento masivo: el 24 aniversario de Tierra de Quimeras.



Medardo Landon Maza Dueñas dando la bienvenida no a la biblioteca, sino a Tierra de Quimeras.


Tierra de Quimeras es un colectivo rolero que lleva muchos años (tiren: astucia+lectura para saber cuantos exactamente, Saber:Ler tira con -10) jugando rol en un mismo universo que continua creciendo. Claro, esos años de juego han sido esencialmente eso, un juego entre amigos que se fue derramando entre ellos hasta que a pesar de los cambios en el grupo, la trama que formó siguió siendo el lienzo a trabajar, pero precisamente por ello es un lienzo que continúa creciendo como el esfuerzo que amalgama a un grupo y que ellos llaman Quesdall.

Quesdall de Ambar está en todas partes; un mundo de mundos y reinos dónde toda ensoñación e ingenio es posible porque todo héroe de toda historia puede converger en una épica fantástica y asombrosa que no es otra que Tierra de Quimeras, y es que las aventuras del grupo y la identidad del colectivo, son una y son la misma: La simbiosis rolera.



Los mapas de Quesdall de Ambar le daban espacio a las creaciones de cada Master.


Los más cínicos dirán que saben de otros grupos que llevan jugando la misma historia por años indeterminados, la mayoría recurrirá a las oidas de una de esas mesas de un primo de un amigo que han jugando tanto tiempo y tantos juegos que no se pueden ni mencionar, y —claro— otros de hecho son parte de mesas cuyas vastas y ricas historias le harán apreciar el saber que ahí en Texcoco, habita un grupo que como nosotros, ama el rol, lo que forjaron con él, y que ahora lo ofrece a los demás.

La invitación para el 12 de Noviembre, la hizo de forma pública el señor Medardo Landon Maza Dueñas, aunque a través del Monasterio del Rol nos hizo llegar una invitación personal de parte del mismo, a aquellos que nos gusta andar de fanboys roleros o que se han asociado para los esfuerzos de este anno rolerus. Tan pronto salió la invitación lo primero que leí en los comentarios me hace creer que los roleros se han afresado, pues ahora que llegar a Texcoco se hace en menos de una hora y con toda comodidad, dicen que la Biblioteca Pública Regional Fray Pedro Gante No. 4098, está demasiado lejos para la causa del rol, pero eso es lo que pasa cuando lo tuyo son los uanchots en vez de las aventuras. Culpo a los altamente relajados juegos de hoy en dia.



La invitación fue pública. De hecho al evento se presentaron curiosos que no conocían el rol y fueron recibidos.


Pero los que teníamos hambre de aventura llegamos, y es que la administración de la biblioteca, la Alianza francesa y Tierra de Quimeras nos esperaban con muchas sorpresas que superaban una de por si deliciosa oferta: ven a jugar, con cualquier personaje de cualquier sistema a una jugada masiva. Naturalmente me sentí tentado a llevar a los héroes de mi juventud, ¡cuyo poder los hace equiparables a dioses!, pero...tras mirar las hojas recordé los muchos horrores que tenían sobre sí, producto de la búsqueda de ese poder. Así que me fui con las manos vacías, solo para ver como reaccionaban ante esa curva, pero no había puesto las dos plantas en el lugar, cuando vi a su alineación de narradores, ouch.



La Biblioteca alineó mesas y sillas cómodas para la ocasión.


Las mesas alineadas una detrás de otras te recibían con la presencia de Rafael "Escándalo" Alvarez quien a los que tenía en la mesa ya los preparaba para lo que estaba por venir, en la siguiente Ainhoa "Capitana" Verdugo preparaba el atavío para tan célebre ocasión, mientras Donovan Aceves era orgullosamente presentado como el narrador más joven de Tierra de Quimeras, inmediatamente OBAL terminaba sus preparaciones previas, igual que Raymundo Muñoz (campeón del Conjure) que hoy le tocaba masterar,  también estaba presente El Master, invitado para la ocasión, luego Txabier Etxeberri raramente visto en eventos públicos, en contraste con Jacinto "Rey Chinto" Quesnel y Abdel Santos cubriendo la retaguardia.



La reunión en la que los narradores se fijaron la meta pero no el rumbo.


Mi curva fue bateada sin más, pues a falta de hoja, me hicieron la pregunta "¿cuantos años llevas jugando?" Y aunque me ruboricé porque eso no se le pregunta a un rolero, me asignaron un formato para hacer personaje, rápidamente y sin demasiadas complicaciones, pues Tierra de Quimeras tiene su propio sistema y aunque van en la versión 7.9, usaron una especial TQTXT cargado en la narración para poder simular la creación de un reino autoría del narrador de cada mesa y en la que todos los personajes, interactuarían, porque un momento después, por ahí de las 10:00 pusieron un video en el que el narrador describió el momento en que el Dragón astral abrió la brecha entre dimensiones y las naves de githyankis cayeron sobre nosotros.



Un momento antes de que soltar la tormenta sobre los participantes.


Creo que no tiene caso decir mucho sobre los narradores, los oriundos estaban armados con el conocimiento de una trama masiva que incluía eventos, personajes y localizaciones respecto de lo que sucedía, los invitados, fueron invitados por algo así que puedo decir que todos estuvieron a la altura, y si bien, debo aceptar que mis esfuerzos porque mi nave no colapsara en pleno combate evitaban que estuviera al pendiente de las demás mesas, la buena vibra, lo gritos de alivio y la voz de los narradores describiendo las escenas me dieron una idea vaga de lo que sucedía, hasta que claro, le pasaron el micrófono a uno, y todos pudimos escuchar lo que decía. 

No era del todo inesperado. Antes de arrancar los narradores tuvieron una reunión entre ellos por lo que ellos sabían de que punto debían partir y a que punto debían llegar, sin embargo, es mi parecer que las intervenciones por micrófono cada 40 minutos (creo) no estaban coordinadas sino que dependían del arbitrio del narrador, y que el narrador de cada mesa usaba dentro de su aventura. De tal suerte que hablando exclusivamente de lo que podía escuchar, estábamos peleando contra el villano de nuestro máster, el villano de otra mesa presentado en la intervención de micrófono y este a su vez, usaba a nuestro villano y la onda expansiva de otro narrador. 


La atención y la tensión que generaban las intervenciones generales.


Según parece algunas mesas tuvieron suerte y las intervenciones eliminaron sus problemas. Otros parece que solo veían más y más oscuro su futuro, hasta que cerca de las 2:30 pm, otro video declaró en el momento en que una abominación titánica en forma de araña tentacular terminaba esa pelea y comenzaba otra después del receso. 

Ahí con cada mesa peleando con la araña demonio; pude ver un evento que en momentos rozó las 60 personas. Todas sumergidas en el buen ánimo y la excitación de tramas individuales construidas sobre un mismo eje, lo que es en sí un merecido aplauso para los narradores, pero también uno para la organización que tuvo a bien experimentar con el formato. Al final, después de los aplausos y la victoria, el señor Maza agradeció a todos los, participantes, a la administración municipal y a la biblioteca por todas las facilidades mientras presentaba y ensalzaba personalmente a los demás narradores, algo que repitió el mismísimo Obal y que aún si su servidor no pudiera repetir todos los secretos que se dijeron en público, si dejan claro, que los años de exclusión han terminado para todos aquellos que quieran hacerlo, y que suceda lo que suceda, Tierra de Quimeras, escondida en el centro de Texcoco, será eliseo para todos esos que quieren hacerlo.



Rey Chinto, El Master, Raymundo Muñoz.
Donovan, Ainhoa Verdugo, Dario Ibarra, Abdel Santos, Txabier.
Medardo, Obal.
Los cerebros y el corazón del evento.


Así que nos despedimos, con la victoria y los tesororos, pero más que nada con la grata satisfacción de haber pertenencido a Tierra de Quimeras. 

Por su fina atención, les agradece, el Diablo del Rol.

Fotos: El Predicador y otras "prestadas" de internet por indeterminados autores.


domingo, 6 de noviembre de 2016

AltaLeticia; un asunto de familia, el juego de rol (Sindicato 8-10-2016, parte 3)

Aquí viene lo importante: como mandamos al Consulente, nos quedamos sin nadie que pudiera contestar la línea, y los jugadores de otras mesas nos decían que contestaramos porque eran muy importantes sus llamadas. Las cosas rápidamente se salieron de nuestro control, ciertamente no del narrador pues incluso recibimos a otros dos jugadores y él parecía saber exactamente a que venían, continuando con las tramas que llegaron explicando sin sudar al respecto, lo que me hizo sospechar de alguna astucia, misma que comprobé cuando regresaron nuestros jugadores, que emboscados recibieron los bonos de nuestro plan.



La suerte regresó, ¡en forma de cartas!


La coordinación era asombrosa. Los narradores no usaban el teléfono, y si bien sí se secretaban con la Prensa, no parecía ser suficiente para mantener en control a 5 pedazos de ciudad y a 25 jugadores en tiempo real. Hasta que lo vi. Mi Mistress también es miembro de un grupo que se toma muy enserio esto del rol, en un par de ocasiones en salida casual, la vi coordinarse con sus otros jugadores usando solo señas rápidas y discretas, decían que fue un truco que desarrollaron en crónica, y si bien no les daba para un alfabeto, si los dejaba entender la generalidad de la intención, pues así andaban los Socios Mayoritarios, coordinándose entre ellos usando señas discretas, y una ágil prensa que corría de ahí para allá, voceando esto, susurrando lo otro. 



Es una experiencia personal hecha a la medida.


Creo que hay tanto que quiero decir, que no me alcanzarían las palabras para decirlo, sin duda estaba ante el mítico juego de rol: vivo, eso que se describe como la experiencia de rol, así sin juego. Mi propia experiencia me obliga a decir que no se puede controlar en rol algo tan grande y es cierto, no lo controlaban, dicho de la forma más hipster fluían con él, no era la crónica de ellos, era nuestra crónica, de 25 jugadores haciendo y deshaciendo a voluntad, mientras ellos ponían todos sus recursos, habilidad, trucos, organización, logística, teléfonos y hasta una profunda empatía hacia nuestros esfuerzos para que pudiéramos hacer de la crónica lo que quisiéramos.



En el sur pelearon con un maldito depredador, ¡un depredador!


Tres horas después, tras llamadas telefónicas, telegramas y notas amarillistas para crecer una red de alianzas y traiciones con una prensa casi agotada, con 5 líneas de historia diferentes en modo, forma y elementos pero en todo compatibles, se detuvo la crónica, pues había llegado el GatoPardo, una reunión de todo el sindicato en un mismo lugar, y el plan de mi mesa, era hacer apagar las luces y eliminar al Gonfaloniere y a su hijo favorito, usando al hijo menor. Maquiavelos todos.



De detener un tanque se fueron a una abominación dormida en el mar.


Votamos en dos papeletas a quien apoyábamos como Gonfaloniere, y a quien queríamos matar pase lo que pase cuando las luces cayeran. Los narradores se reunieron y en secreto contaron los votos, creo que no me equivoco en decir, que todos, miembros del Sindicato o invitados estábamos emocionados y permeados del ánimo, porque saludábamos a los otros jugadores de las otras mesas con sonrisas que escondían que los mataríamos. Al menos de nuestro lado, aún sin haber podido reclutar al mejor asesino de la ciudad para que se encargara, teníamos todo cubierto.



Quizá una crónica de robos no parezca tan glamourosa, pero sus sobornos bajaron las dificultades de todos.


Se nos describió una escena como de película. Un evento de gala, rodeado de una red seguridad impenetrable, los 25 miembros top del Sindicato reunidos deseándose lo mejor mientras se preparaban, de la nada, comenzó una música de fondo que nos agarró desprevenidos porque todos estábamos atentos a lo que sucedería, luego una aria retumbó con fuerza, sacándonos enteramente de balance, porque Lucca, el hijo menor y el tipo más inútil de la ciudad, que se suponía cantaría en el Gatopardo, estaba cantando ahí en el Salón Cervantes, con la voz de Omar Medina. Olviden por un momento que el tipo cantó como el profesional que era, ignoren el hecho de que nuestros narradores, sin inmutarse continuaban describiendo los eventos, como la entrada del asesino, y una emotiva carta de Lucca hacia su padre donde le pedía disculpas por haber sido un lastre, cuando en realidad era un villano... Las luces se apagaron, y comenzó la matanza. Usando copas, tenedores, agujas, las manos o la zapatilla, cobramos vidas, mientras el narrador, caminando al son de Nessu Dorma a nuestro alrededor cual tiburón, tocaba el hombro de aquellos que tras matar a su oponente, caían a manos de otro que también era parte del ciclo infinito de violencia. Ver a los jugadores ser sentados, mientras los narradores hablaban, y el momento final en la que el Gonfaloniere yacía muerto, ante un hijo que parecía lo planeó todo, fue nada, cuando en total coordinación, los narradores describieron el momento en que el sacaron el rifle, lo armaron, apuntaron todos hacía Lucca (Omar) y al mismo tiempo, con las últimas notas, dispararon.



En el Centro se prepararon para recibir la guerra por todos los flancos. 


Silencio. Todos nos quedamos en silencio. Algunos de pie, otros sentados. Pero todos en silencio. Y así nuestro narrador, miró a la mesa, agradeció, y como militares en guardia de honor, giraron, saludaron al Líder, y callaron sin nada mas que decir. Luego reventó el lugar en aplausos.



En el norte, hicieron la guerra en todos los flancos.


Como dije, hay tanto que quisiera decir, y sin embargo, solo puedo hacer las paces con algunas consideraciones que no me había atrevido a juzgar. Primero, me enseñaron que el rol debe ser mas que los elementos hipertextuales, es decir, que ni la miniaturas, ni los mapas, imágenes o música de fondo deben ser considerados rol, pues el rol es la decisión, la interacción, y en ese respecto, finalmente comprobé que dichos elementos se pueden tejer dentro del rol, no como elementos externos sino como mítica, trasfondo. 



Una breve reunión para encausar todas las decisiones en un solo final.


También me quedo claro el asunto del rol como juego. Solemos escudarnos diciendo que solo es un juego para no advertir que le dedicamos mucho tiempo y esfuerzo. Hace mucho que suscribo la idea de que es más que un juego, pero hasta ahora no había visto la extensión de lo que implica considerarlo más que un juego, sin hacer cuentas, al margen de lo gastado en los posters profesionales, el tríptico, barajas y hojas. El portar traje, la coordinación, la habilidad, y lo ofrecido, fue completamente in proporcional a lo que se pidió de nosotros, aun sí tratamos de dar todo.


Se siente bonito que te digan que eres parte de una familia, pero se siente mejor saberte parte de una.


Oscar Moreno, actual Corte de los Derechos Roleros, me confesó se sintió aliviado cuando supo que no le tocaría narrar, porque es mas difícil de lo que aparenta, cada año, sea en un dungeon crawl, un tecnorun o un opera-drama hacían esto, en castillo (como le llaman a la crónica coordinada) pero que justo cuando pensaba que no se podía levantar más la vara, lo hacían, porque no bastaba con coordinarse, porque los narradores no sabían lo que sucederían, porque los secretos se guardaban para que la experiencia afectara a todos. ¡Por todos los dados, a los narradores solo tuvieron minutos para coordinarse cuando recibieron la señal! ¿Por qué? ¡porque todos, jugadores, narradores u organizadores tenían derecho a vivir la experiencia!



Para el Sindicato; Master es sinónimo de servidor.


Entonces el Líder, pasó la palabra al anterior Líder, hoy consigliere del Sindicato. Realmente su identidad no debería sorprenderme tanto y sin embargo lo hace, porque una cosa es que Wolverine sea miembro de todos los grupos Avengers, y otra descubrir que es uno de los iluminatis. En cualquier caso, nos dijo que había un ganador: en una votación cerrada entre el Gonfaloniere (Anna), la Gobernadora de Alta Leticia (Chinudita) y la Testa Norte (Jazek) fue esta ultima quien por votación, pese que resultó muerta, ganó el título de Gonfaloniere y el asunto de familia. Por lo que, fiel a la filosofía de servicio del Sindicato, su premio, fue entregar un pequeño memento a todos los participantes. Sin más, entre saludos cuasimilitares y letanías entre ellos terminó el evento que en trama y sistema fue hecho específicamente para esas tres horas y que no se volverá a usar, como los 15 que le preceden.



Es increíble lo que el rol puede ofrecer cuando se le vierte amor y confianza.


Disculparán el tiempo que me tardé en escribir esto, fue difícil entrevistar a tanta gente para entender la totalidad de los sucedido, pero era lo menos que podía hacer considerando el detalle. Porque aunque es material nuevo, según reglas del Sindicato todo está conectado, porque el tríptico traía un teléfono y los que lo marcamos, escuchábamos a Omar, el traidor escondido en toda la operación contestaba diciendo; "¿señor Mosca es usted? La señal para que no lo revisen es tocarse el sombrero y sonreír, por favor directo al corazón, soy un cobarde nato pero si tengo que hacer esto, prefiero no sufrir..."



Cada detalle cuidado.


Le pregunté al Master que pasaba si hubiera dicho todo, si hubiera usado la señal, porque una mesa si se trató de encontrar al mejor asesino, el señor Mosca. Pudiste haber entrado armada, y pudiste cambiar la historia, pero en la vida como en el rol, solo hay una oportunidad y los cabos suelen atarse cuando ya es demasiado tarde.



El Sindicato agradeció el apoyo de NRCN


Un agradecimiento a Paola Blanco de NRNC que me prestó sus fotos. A Guadalupe Pérez Berumen que me dio las facilidades para hablar con los no roleros involucrados, al Líder, Socios Mayoritarios y candidatos del Sindicato Charro de Roleros Paracaidistas Aviadores de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Azcapotzalco palapas 1 a 9, por la increíble experiencia que nos regalaron. Muchas gracias a los miembros regulares del Sindicato que cedieron sus lugares para que miembros no sindicalizados como yo pudiéramos presenciarlo, gracias a El Master por haberme considerado, se que fue su recomendación la que me permitió el lugar y gracias a todos pero todos los que estuve molestando para reseñar esto.



Todo terminó con una pregunta: ¿Qué somos?


Hubo duda un momento, pero la respuesta fue la misma: "Somos familia".


EPILOGO:

El señor Castillo retuvo el cargo de Lider Charro.

De entre el señor Torres (narrador del oeste), Medina (Lucca) y Herrera (Prensa), fue este último quien recibió el cargo de Encargado de la Oficina de Reintegración del Frío.

La Dottora presentó un recurso ante la Corte de los Derechos Roleros para adscribirse al Sindicato.

Marvel eventualmente plagió mi idea, y Wolverine se reveló como Iluminati... Solo denle tiempo.


AltaLeticia; un asunto de familia, el juego de rol (Sindicato8-10-2016, parte 2)



No pude confirmarlo, pero al menos en tres momentos; la bienvenida, el inicio y el final, coreaban:


"Aquellos de la misma sangre, 
la derraman al mismo tiempo" 


Ese sábado me levanté temprano. Las instrucciones de la invitación decían que debía presentarme a las 10 en la Casa de Cultura Azcapotzalco, ubicada en Avenida Azcapotzalco #605, Colonia Azcapotzalco, Delegación Azcapotzalco. Naturalmente sospeché: demasiado Azcapotzalco para no hacerlo. Sin embargo, la primera carta que recibimos decía crípticamente AltaLeticia, y cuando llegué buscando alguna referencia fui recibida por un hombre con saco conocido: Jaguar, de Nuestras Raíces Nuestro Cielo, y que me hizo entrega de un tríptico.



El tríptico era de gran calidad y además de permear sobre el ambiente, anunciaba la alianza Sindicato-Nuestras Raíces Nuestro Cielo.


El tríptico era azul y describía muy gráficamente un "bienvenido a AltaLeticia ciudad en crecimiento" pero que en realidad se trataba de una ciudad del pecado, y aunque a simple vista tenia pocos elementos, realmente la calidad del papel te hacía explorar lo que eran sus misterios. Pero no tuve mucho tiempo para admirarlo, porque aunque en el fondo podían del lugar se veía rostros roleros conocidos cerca de una fuente, quise ver que tan exclusivo era todo el asunto, así que pregunté a alguien del Museo si sabia donde era lo de AltaLeticia y me dijo, cito "en el exclusivo salón Cervantino" y me mostró un póster pegado que traía los logos de la casa de Cultura, la Ciudad de México, la Secretaría de Cultura de la CDMX, el de NRNC y uno que decía Sindicato. Y si bien el solo contemplarlo no me explicaba nada, de alguna manera me preparaba para todo.


No pude dejar de notar que aunque yo solo use unos escasos minutos para apreciarlo, los que si eran del Sindicato, charlaban entre ellos buscándole misterios.


No quise acercarme al grupo por aquello de pasar desapercibida como prensa y eso, pero cuando vi que recibían a los asistentes con bocadillos italianos, me acerqué SOLAMENTE para poder cumplir mi labor informativa. Lo degusté (bueno me lo comí tan rápido como pude para comer otros más) mientras accedía al lugar de encuentro. El salón Cervantes es precisamente como se escucha, piso de duela, candelabros increíbles, un piano de cola, cinco mesas alineadas en forma de cruz con manteles rojos, y roleros conocidos. Rápidamente ubiqué mi alrededor y noté tres tipos de roleros, los primeros amigos de muchos eventos, tranquilos y a la expectativa de lo que estaba por suceder, con buen espíritu platicando entre sus escasos conocidos, otros en cambio del Sindicato, se mantenían alertas, de alguna manera preocupados como si supieran que debían esperar lo inesperado, y luego, otros que viniendo completamente de traje y corbata, se miraban concentrados. Samurais en Pierre Cardagne (fashionismo +1000).



Los jugadores minutos antes de la refriega.


Este último grupo eran solo miembros del Sindicato, supuse que solo los socios mayoritarios, pero luego reconocí que estos tenían un saludo todo cool al encontrarse entre ellos y que no correspondían con los otros, así que harta de tantos misterios mi plan era llegar y decirle al Líder, "señor Castillo, ¡la prensa libre exige saber! ¡Saber!" Pero noté que uno de los trajeados tenía un sombrero que decía "Prensa" (así es, ¡su propia prensa!) y para evitar que me removieran del lugar por no ser indispensable me quedé calladita y en el rincón. Mirándolos con sospecha.



El poster llamaba mucho la atención, y atrajo mirones. Los veía entrar pero nunca salir.



Finalmente, el Líder charro y El Master, se acercaron, saludaron, me presentaron a otro Socio Mayoritario, encargado y lo pusieron a mi disposición para que me explicara las cosas conforme sucedían. Ahí y solo ahí, puede comenzar a entender lo que sucedía: AltaLeticia; un asunto de familia, el juego de rol, era más de lo que dejaba ver pues resulta que estábamos en un evento anual para el Sindicato, conocido como GatoPardo, pero que de hecho era un reto lanzado por un Socio Mayoritario para poder tomar el lugar de Líder del Sindicato, permitiendo en ese acto, que otros miembros aspiraran como candidatos a los diferentes puestos de Socios Mayoritarios, mientras estos a su vez defendían sus títulos. Todo en un juego de rol. Aunque no en cualquier juego de rol.





Los Socios Mayoritarios, salvo por dos que estaban terminando unas operaciones.


De un momento a otro, mientras me permeaba de asuntos relacionados al Sindicato, pero sin que se me revelara nada de lo que sucedería en el evento, las actividades comenzaron con el Líder dando la bienvenida y explicando qué celebraban, cómo lo hacían y porqué era un asunto de familia. De hecho, hizo hincapié en que entrábamos en dominios de la incertidumbre; ya que lo que estaba por suceder era resultado de un sorteo, en el que según las reglas internas del Sindicato, tras recibir el reto, el Oficial de Duelos, Vendettas y Vindicattas se dispuso a operar esto en secreto, y que con todo listo, se eligieron al azar 5 narradores de entre todos los Socios Mayoritarios y candidatos para el ejercicio, pero que aunque todos fueron notificados con 12 horas de anticipación del contenido del sobre, todos incluido él, no sabían que encontrarían para echar a andar el "asunto de familia".



La bienvenida; elegante pero decisiva.


AltaLeticia; un asunto de familia, el juego de rol, era una crónica sobre una ciudad que en todo su apogeo estaba infestada por un grupo secreto (El Sindicato) que controlaba todas sus actividades ilícitas. Algo de estética Chicago 1940, pero con la finura de ser creado desde cero en todo aspecto, pues todo, desde el lenguaje hasta el saludo pasado por las bendiciones era propio de la ciudad, que en realidad era un estado, de un país potencia en medio de una guerra en un mundo que no es el nuestro. Y eso era el comienzo.



Al terminar el juego me dejaron observar uno de los "Manuales del Master" puedo dar fe que estaban preparados para todo.


Antes de empezar a jugar nos pasaban un sombrero del que extraíamos un papel según el cual nos tocaba alguna de las cinco mesas, y ahí, un narrador elegido entre ellos momentos antes nos recibía para mostrarnos un sobre sellado, abrirlo, y comenzar. De pronto, mientras se nos explicaban algunos detalles de la ciudad, comenzó el juego. El narrador, sacó muchas cosas del sobre, pero todo comenzó con una baraja inglesa, y sin embargo, no cualquier baraja, sino una personalizada, pues el reverso traía el nombre y logo del Sindicato, pero al frente tenía unos detalles. Ya en grupo comenzamos a jalar cartas, y eran estas las que nos señalaban la posición de nuestro personaje en la ciudad, Testa, Consulente, Tesoriere, Campione y Signore.



Los mazos eran especiales, y se compartían por mesa en sustitución de dados.


Con nuestras posiciones determinadas se nos entregaron las hojas de personaje, sencillamente las más geniales que he visto en mi vida, eran una especie de folder que en su interior traían sobres que contenían pequeñas hojas como un acta de bautismo, cartilla militar e identificación. Y todo desde la selección de valores hasta el acomodo se hacía en grupo y desde la baraja.



Las hojas de personaje, llamadas Kardex, terminaron de poner todo el sabor al asunto.


Sin previo aviso entre el foreplay y el inicio de la crónica comenzamos a jugar. Las mismas hojas indicaban cierto background "predefinido" y sin embargo claramente opcional, pero todo desde el nombre hasta la personalidad y las aptitudes eran enteramente elegidas por nosotros. La trama, uno de los hijos del Gonfaloniere (el capi dei capi) estaba por volverse gobernador de AltaLeticia, por lo que si su padre le pasaba el puesto sería el hombre más poderoso de los Estados Hermandados de Auza, así que todo aquel con la ambición de tomar ese puesto tendría que tomar cartas en el asunto (literalmente).



5 narradores, 1 prensa y 25 jugadores repartidos en 5 mesas.


Recuerden, yo estaba en mesa, así que todo lo que podía ver era a 5 jugadores y a un narrador, jugando una crónica tipo mafia, sobra decir en manos de un narrador muy hábil que sabía cuando ser visceral con los sucesos y cuando ser descriptivo. Entonces mientras nos acomodábamos unos stickers con nuestras posiciones e interactuábamos entre nosotros para conocernos y decidir si actuábamos juntos, sonó un teléfono... Corríjanme si me equivoco, pero estos son los tipos de los que se dicen cacheteaban a alguien por comer en mesa, así que los otros jugadores también se quedaron schokeados hasta que el narrador con esa cara impávida que los caracteriza, tomó el teléfono y lo acercó a nuestro Consulente, diciendo "escuchas el teléfono repicar, es una linea privada que solo los consulentes tienen ¿contestas?", el identificador del móvil decía Consulente (Punto cardinal) y aunque el jugador lo dudó, cuando eventualmente contestó, pude ver que estaba hablando ¡con otro jugador! Así en personaje, en pleno rol. Las caras de ambos mostraban sorpresa, pero las de aquellos que notamos la dinámica ¡aún más! 



Si bien no sabíamos que esperar, rápidamente tomaron nuestra atención y nos involucraron. La Gonfaloniere decidiendo recibir o no una llamada.


Entonces se coordinó una reunión entre campione's en el territorio del otro, aceptó en nuestro nombre y rápidamente entre todos trazamos un plan para tener la ventaja como los roleros paranoicos que éramos. La sorpresa: mientras estábamos en nuestros asuntos, llegó el tipo del sombrero que decía Prensa, arregló un como tablero que teníamos, y dijo a toda la mesa: que habían asaltado el banco en otra ciudad, nos preguntábamos que tenía que ver con nosotros cuando el narrador, usando el tablero ¡nos subió la dificultad de nuestro plan porque la policia estaba alerta por el robo en otra aparte de la ciudad! Lo que es peor, llegado el momento de la reunión nos preguntó quienes iríamos. Escogimos a dos y... el narrador llamó al de prensa, les dijo a donde iban, y guiándolos los llevó a otra mesa. Entre los demás jugadores ¡con otro narrador!


La prensa modificando el tablero de 
dificultad, alguien en otra mesa había cometido un error... 
¡o quería entorpecer nuestro planes!



SIGUE LEYENDO PARTE 3


jueves, 3 de noviembre de 2016

La última calaverita, El Duende, 28 de Noviembre.




28 de Noviembre, 2016. CDMX.- Lo mejor de ser mexicano, es que no hay problema si celebras Halloween, Dia de Muertos o incluso la milenaria tradición del desfile de muertos, aquí fiesta hay siempre para  quien quiera, porque México es la tierra favorita de La Catrina, y mientras sea para pasar un buen rato, ella no tiene problema en pasar más al rato.



Muro de calaveritas.


Así que aprovechando el pretexto; El Duende, conocida tienda de juegos en el alguna vez DF, se dispuso a dar cita, a todos los entusiastas que quisieran participar en sus concursos, sus juegos o incluso sus calaveritas, para que en una tarde de juegos, que esperamos se repita, pudiera ofrecer de horror, miedo y zozobra  pintadita.



Los muchos concursos.



Pues bien, les cuento que El Duende puso exhibiciones de juegos, mesas alegres coreando el "ya mero". También hubo concursos de disfraces, porque estás fechas no es cosplay sino arte, obviamente estuvieron las calaveritas que entraron en concurso, pues por participar ganabas dados y tokens, que para quien sabe usarlos más que ornamento son un recurso. 



Pasando un buen rato.


Sin embargo la mejor parte, fue que entre los amigos y la charla, hubo rol en esta macabra tardeada: en una mesa Kur Zimakhibàr, Nightmare mastereaba, un sistema propio con el que a los jugadores atormentaba.



Kur Zimakhibàr, Nightmare



Luego otra mesa disfrutó diferente roleada, pues ahí se puso Kult, dirigido por Iker Ibarra. Entonces mientras afuera hordas y hordas de personas intentaban llegar al desfile de Mancera, llegaron unos supervivientes e instauraron otra mesa, Mayra Morales llegó con amigos y chavales, y para estar adhoc a la ocasión jugaron 3.5. Preguntarán ¿qué tiene que ver D&D con el horror? Yo les contesto que es el principal proveedor de personajes al panteón.



Iker Ibarra, jugando Kult.


Luego mientras las mesas llegaban a su fin. El Duende ofreció la joya del festín: un concurso de cortometrajes del que el ganador logró al fin, hacerse del tesoro prometido, cortesía de Erick Castañeda, que al terminar el Halloween, tomó a su duende y lo regresó a su trampa de marfil, a la espera de otra oportunidad en que pueda ser anfitrión y producir una experiencia febril.



4 mesas en total: Kur, Iker, Mayra y De la Mora.


Y obviamente gracias a El Duende y sus camaradas por tan agradable velada, y agradecimientos especiales a Jazek, Kur e  Iker Ibarra, por estar siempre listos a atender la llamada; más rol para una comunidad cada vez mas animada. 


El Duende está en los detalles.


Agradecimientos a Guadalupe Pérez Berumen (Hexen) Carlos de la Mora (Mr.Buzz),  y Fernando Andrade (Dimensional) por la coordinación del evento por parte de la F.I.R.

martes, 1 de noviembre de 2016

AltaLeticia; un asunto de familia, el juego de rol (Sindicato8-10-2016, parte 1)

Llevo varios días tratando de darle forma a esta historia...

dirigiéndola y entrevistando a muchos de los involucrados. Finalmente veo lo complicado que es cubrir eventos de rol no solo por el tiempo invertido en hacerlo, las distancias a recorrer para lograrlo y el hecho de que ¡siempre hay roleros en ellos! sino por lo difícil que es aterrizar la impresión de un evento... PERO por primera vez veo las ventajas, así que les presento:





Estaba felizmente contenta haciendo así; la la la la, cuando sonó mi teléfono, al ver que era el mismo Master que siempre me pone a trabajar, hice una fugaz rabieta antes de contestarle.

Lo sorprendente es que justo después de la breve charla amable (los saludos y el cómo tas, raros en él por cierto), me habló de una invitación, y antes de que pudiera reclamarle si era el subterfugio de darme más trabajo, me pasó a alguien más: El líder charro.


Aunque parezca broma, si tiene un libro así que es su estatuto ¡Tienen un estatuto! 


Mi master que sucede es una Mistress, siempre se describe a si misma como la segunda o tercera persona mejor informada de la comunidad rolera mexicana, así que al margen de haber mencionado varias veces al Sindicato Charro de Roleros Paracaidístas Aviadores de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Azcapotzalco Palapas 1 a 9 y la organización cuasi secreta detrás del trabalenguas, me dijo que su Oficina de Represión y Sabotaje, hacía precisamente que el hombre al teléfono fuera quien le peleaba el segundo lugar.



Según el Jefe del Departamento de Crisis y Catástrofes el nombre no se acorta porque cada palabra es tan importante como la que le precede, ¡tal vez más importante! No. Igual.


El hombre al teléfono fue directo: "Hola soy Atonatiuh Castillo, Dottora, quisiera invitarte a un asunto anual que celebra el Sindicato, y quisiéramos ver si gustas acompañarnos el día sábado 8 de octubre, de 10 a 3 de la tarde". Obviamente iba a decir que sí, pero para darme un poco de importancia hice algunas preguntas de rigor, como ¿de qué era? o de menos saber ¿qué esperaban de mí?

—Naturalmente es de rol, un poco más glorificado de lo que se acostumbra, pero rol— aseguró El Master por la bocina.

—Y solo esperamos que nos confirmes y que vayas a jugar... los lugares son limitados, así que realmente requerimos que nos confirmes tu asistencia cuando te sea posible— agregó el Líder.

—Si voy—Contesté sin saber en lo que me metía. 







Todo mi conocimiento sobre el Sindicato veía de pistas dispersas, porque se les da no dejar rastros. 


Les comento que en ese entonces, si bien la agenda parecía atestada como siempre por la participación de roleros en el Foro Internacional del Juego y los eventos regulares, nuestro coordinador en jefe estaba tan disponible como siempre, sin embargo, las dos veces que traté de preguntarle sobre la invitación fue tan escueto como siempre, pero emocionado como nunca, así que no supe más del tema hasta que un día me llegó un mensaje: dos imágenes para ser exactos, ambas de su cuenta, pero no eran suyas. 


 
Todo detalle es parte de la experiencia.


La primera era una carta membretada del Sindicato, digna de cualquier Príncipe de la Camarilla al convocar un Eliseo; el texto era un reto directo entre cofrades para celebrar el día del evento, lo que no puede describirse más que como un duelo entre caballeros, signada por el señor Castillo, pero con su titulo; Líder charro, y escrita para hermanos. Fascinante. Imposible de entender en su totalidad. Pero fascinante. La segunda, en sepia, era la misma carta reexplicada por Ivan Vilchis, Director de la Oficina de Pureza e Higiene Moral y dirigida a todos los invitados que no son parte del Sindicato. Sencillamente el moño final de la invitación. Ohhh por todos los críticos, sino el suspenso, la elegancia no me dejaría faltar.



Obviamente solo los no-sindicalizados recibimos la segunda.


Traté de inquirir sobre el Sindicato previo a que tendría aunque iba como jugadora, tengo un deber con la prensa libre. Los tres miembros públicos con los que he tenido contacto en los eventos al tratar de ser abordados sobre el tema, me saludaban, me agradecían que aceptara la invitación y cortaban comunicación sin nada más que decir. Sin mi Mistress para preguntar, solo me quedaban los rumores y mis habilidades de investigación, he aquí los resultados; son un grupo ya con algunos años que hacen eventos cerrados en la UAM Azcapotzalco (¡Éxito!) , y seguramente juegan en el área verde donde hay palapas (¡Crítico!), aunque solo encontré 7, no 9. (¿PalapaGate?). 



Al señor Castillo y al señor Vilchis los conocí jugando en mesas durante la Noctabunda, al plátano lo conocí en el Conversatorio Nacional, pero no parece estar vinculado a ellos. Aunque también resultó inlocalizable, como si se lo hubiera tragado la tierra.


En fin, si acaso tienen fama por algo es de extremistas y exclusionistas, en todo sentido vestigios de los tiempos donde se jugaba de una manera o no se jugaba. Preguntando a un amigo de un amigo, nos dijo que la primera vez que los vio fue en el Instituto Salesiano, haciendo una demostración de Vampire: The Masquerade, así el juego donde el vampirismo es producto de la maldición a Caín por matar a su hermano presentado en una en una escuela católica, a sesenta jóvenes de secundaria, hace 12 años. Además de eso, usando poderes avanzados de detective lunar, supe que habían otros miembros además de los 15 que se presentaron en Día Mundial del Arte, y que el sombrero que usaban de logo, es solo un logo público, no su logo real que es un marca secreta tun tun tun. Muchas preguntas, pocos rangos en investigación: habría que esperar.



Miembros del Sindicato.


Hasta ese momento parecían una mesa de amigos, pero no, no lo son.

Pero debido a lo emocionante del misterio, seguí repasando mis conjeturas, y supuse que quizá invitaron más gente que como yo, que no es del Sindicato, claro, considerándolo todo era poco probable, pero me hacia ruido eso de los lugares limitados, quise indagar pero no era sencillo saber quien estaba involucrado y quien no, y no queriendo comenzar otro incidente crisis de misiles roleros cubanos (porque ya llevo tres), no sabiendo que esperar, razoné que habría otros invitados, pero decidí que era mejor esperar.


Cuando participaron en el DMA SIGUE LEYENDO PARTE 2